martes, 10 de abril de 2012

SEDUCIENDO AL CONSUMIDOR: ¿POR QUÉ COMPRAMOS?

Los consumidores tenemos cada vez más difícil elegir, ya que los productos son cada vez más parecidos y está todo previamente planeado para que así sea. Los expertos en marketing, los llamados seductores ocultos, observan nuestra conducta como consumidores y trabajan un plan de marketing dirigido a nuestros sentidos. Hoy no existe la casualidad, todo está calculado  para que a través de nuestros sentidos seamos conducidos  a consumir. Utilizan el tacto, la vista, el olfato, la audición y el paladar.
Expertos en fragancias buscan a través del olor transmitir aquello que los publicistas transmiten con imágenes, eso se debe a que el olor tiene cierta información que no somos capaces de transmitir de otro modo. Se puede decir que el olfato es un sentido muy poderoso, ya que podemos sobrevivir sin la audición y sin la vista pero no sin respirar. Cuando respiramos inhalamos una gran cantidad de información a través del olor que percibimos, pero no sabemos qué hacer con esa información. Trabajar con los olores es un gran sueño del marketing pues va directo al subconsciente y desata recuerdos y sensaciones de una forma muy directa en el cerebro.
El oído es un órgano fundamental de advertencia, es decir, nos avisa de posibles peligros. Los sonidos de advertencia no queremos para nuestros electrodomésticos, si se nos avisa que algo está rompiéndose pensamos que la calidad es mala. Debido a eso los fabricantes de electrodomésticos invierten meses de investigación en el sonido de una aspiradora, por ejemplo, y con el sonido adecuado conseguir que un gran número de clientes quiera adquirirla. El sonido por sí solo no garantiza una buena venta, los principales argumentos de venta son la sostenibilidad y la calidad. La gente hoy en día se da más cuenta de los sonidos malos de señal de estropeo y hoy hay que tenerlo más en cuenta que a veinte años atrás. La calidad debe ser buena y sólida y si se consigue demostrar en el plan acústico es aún mejor.
Se ha demostrado que los colores influyen en nuestra conducta y los seductores ocultos utilizan el color para ganar dinero. En 1962 se creó el GRUPO DEL MARKETING DEL COLOR (COLOR MARKETING COLOR) una organización comercial que es la más poderosa del mundo dedicada al color; su lema es: “El color vender, pero el color adecuado vende más”. Los expertos tienen que saber qué colores queremos comprar antes que nosotros mismos lo sepamos. Se sabe que a la gente le afecta lo que pasa en la sociedad, por eso quieren colores distintos y el conocimiento de los gustos futuros es una mercancía de valor. Todo se resume en vender los productos a través del color. Las empresas quieren tener más oportunidades en el mercado y por eso siguen las tendencias, ya que no quieren sacar un producto que no sea el adecuado y así perder competitividad frente a sus competidores. Quieren tener éxito y triunfar sacando una nueva tendencia de colores de la cual no podemos escapar.
Factores como la luz, el sonido y el aroma se utilizan en marketing para que el acto adquisitivo se convierta en una experiencia. Cada vez más supermercados están aprendiendo cómo ganar dinero con los sentidos de los clientes. Les proporcionan un ambiente que hace que los clientes se sienten como si estuvieran de vacaciones y de este modo se encuentran mucho más a gustos y se quedan más tiempo y gastan más dinero.
En conclusión, no actuamos de forma racional, dejamos que nuestros sentidos nos engañen. El subconsciente es mucho más importante a la hora de elegir como por ejemplo qué comer o qué beber, eso significa que en realidad no sabemos por qué hacemos lo que hacemos. Expertos llegan a la conclusión de que se nos puede seducir a consumir a través de nuestros sentidos. En resumen, juegan con nuestros sentidos sin que nosotros nos demos cuenta de ello.
En mi opinión creemos que elegimos pero todo es mentira. Hace unos días una amiga me dijo que no sigue modas y yo le contesté diciéndole que era una mentira lo que acababa de decir, ya que si compra lo que venden en las tiendas está siguiendo la moda aunque no sea consciente de ello. Los seductores ocultos son cada vez más ingeniosos, y nos hacen creer que nosotros los consumidores somos quien decidimos lo que queremos comprar, pero en realidad fueron ellos quienes decidieron por nosotros hace unos años antes cuando diseñaban tendencias en sus “reuniones secretas”. Es triste darse cuenta que somos controlados por un sistema que consigue que nos comportemos como él quiere y que nos seducen a consumir sus productos y al mismo tiempo hacernos creer que somos libres y que elegimos por nosotros mismos y que somos únicos y originales porque no seguimos tendencias. La verdad es que somos marionetas en manos de los seductores ocultos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada